Blogia
No se me ocurría nada mejor.

Luís descubriendo los estadios.

Un caluroso 18 de junio en un hospital de Leganés nació un pequeño bebè al que llamaron sus padres Luís.

Su padre se dio cuenta de que el bebé debía darse cuenta de lo que estaba bien y lo que estaba mal así que decidió buscar información para enseñárselo todo a su pequeño hijo. El padre compró un libro en la librería que le salió bastante caro aunque luego no se quejaria de lo bien que le sirvió. El libro se llamaba Kohlber y sus estadios.

En el libro venía una teoría que se dividía en tres niveles y cada nivel en dos estadios. Cuando el padre leía y leía el libro se daba cuenta de que lo que decía tenía algo que ver con la educación de su hijo. Le enseño a su hijo a diferenciar lo que está bien y lo que está mal por medio de la recompensa y el castigo y para el asombro del padre así su hijo lo aprendió.

Cuando su hijo creció y empezó a salir con sus amigos el padre de Luís se dio cuenta de que Luís hacìa lo que hacían sus amigos para caerles bien y esto a Luís no le gustaba y vio que en el libro que había comprado también aparecía reflejado ese comportamiento.

Cuando su hijo ya era un adolescente su padre observó que ya no actuaba mediante lo que les gustaba a sus amigos, si no que actuaba de acuerdo a lo que le imponía la ley y si estaba castigado o no por ella.

El padre de luís al final de leer el libro descubrió que todo era cierto y no debía cabrearse con su hijo porque el tambièn paso por esas etapas y también fue niño y adolescente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres